¿ Has probado ya Firefox?
8 *

La blogosfera ayer y hoy.

No sin temor he abierto de nuevo después de varios meses mi lector de feeds. Miedo infundido no ya por el hecho de encontrarme con miles de post sin leer, cosa que daba por hecha, sino por enfrentarme al contenido que hubiera.

Después de tanto tiempo completamente deconectado de todo lo relacionado con las bitácoras, mi mayor pregunta era: ¿qué habrá cambiado en todo este tiempo? y con la preocupación de encontrarme en la situación de necesitar un absoluto reciclaje para estudiar, investigar y analizar las nuevas tendencias, herramientas…

Sin embargo, como debes saber si te has parado a pensarlo, nada ha cambiado excesivamente. En un mundo (Internet) donde los cambios se suceden de forma fulminante parece como si el tiempo no hubiera pasado.

La mayoría de los blogs que leía siguen como los dejé, su contenido sigue siendo el mismo, no ya porque se mantengan fieles a su habitual tema de conversación que es lo lógico, sino que dentro de ese tema no han surgido apenas novedades.

Lo cierto es que es difícil predecir el futuro de las cosas y, sin duda, los blogs no son una excepción. Predecir de que forma evolucionarán es más un ejercicio de adivinanza que de rigor académico, pero por ahora tengo una cosa bastante clara, su ritmo de cambio no es tan rápido como pensábamos.

5 *

Buscando hoteles baratos.

A veces cuando a uno le encargan un post patrocinado tiene que sopesar si el producto en cuestión merece la pena como para escribir off-topic. En este caso el tema de los viajes me toca la fibra (será porque me pasé la mitad del año pasado buscando billetes y hoteles), así que, como ya hiciera con uno de vuelos he aceptado hablaros de un buscador de hoteles baratos que nos proponen desde Destinia.

Gracias a esa búsqueda incesante del año anterior aprendí a buscar aquello que de verdad me interesaba y a valorar si la páginas que me ofrecían un montón de datos merecían algo más que dos segundos de vistazo rápido. No obstante, hay una cosa que es mejor que la experiencia y es comparar.

Hoy en día la mayoría de las webs que ofrecen productos similares tienden a ser bastante homogéneas y en ese sentido es difícil no encontrar los mismos servicios en unas y otras. En la página de Destinia podemos encontrar cuando accedemos a la ficha de un hotel, una galería de fotos, un plano con su ubicación, una descripción completa de los servicios y, sin embargo, a pesar de que incluye una valoración numérica hay algo que, al menos yo, echo en falta y son comentarios de gente que haya estado en el hotel, porque puedo dar fe de que son una gran ayuda y una verdadera guía a la hora de decantarse por un alojamiento u otro.

Destinia también nos ofrece un precio garantizado, es decir, si encontramos que una web oferta la misma habitación con los mismos servicios por un precio menor, abonan la diferencia. Lo cierto es que como en lo anterior tampoco se encuentran demasiadas diferencias en los precios entre unas webs y otras, salvo la certeza, en este caso, de que cuando menos dispones de esa garantía, porque de la misma forma que he visto ofertas más baratas de habitaciones en Destinia también he encontrado casos en los que ocurría exactamente lo contrario.

En términos generales la web me ha gustado bastante. Sin embargo, hay un pequeño “pero” que debo añadir y que creo no resulta beneficioso para Destinia. El proceso de búsqueda de hoteles y la navegación por la página se hace un poco lento sobre todo comparado con webs del estilo y es que, en mi opinión, el tiempo empleado por el buscador de hoteles para mostrar los resultados resulta excesivo.

Independientemente de lo anterior, me parece que el buscador que nos ofrecen desde Destinia es de uso obligado cuando nos encontremos a la caza de un hotel y de un buen precio por él. Cuando iniciamos una búsqueda de este tipo todas las opciones posibles son bienvenidas y el uso de ésta de Destinia es, además, necesaria. Por cierto que me guste su spot no ha influido. (Una pista: echa un ojo a la cama)