¿ Has probado ya Firefox?
2 *

Qué hago con el ratón en el baño – parte 1

Bloguer Invitado
La verdad que la tecnología me entusiasma y mucho señora, para que negarlo, pero no todo son ventaja también están los perjuicios y que si bien no son grandes nos cambiaron nuestro estilo de vida y llego a decir se nos metió bien profundo en nuestra intimidad y no estoy hablando ni de email y messenger ni nada que se le parezca.
No señora, estoy hablando del baño, a la ya prácticamente desaparición del bidet, y como no a uno se le humedece los ojos al recordar el viejo bidet, tema seguramente que vamos a dedicar un articulo aparte en su debido momento.
Me voy a referir a la desaparición de la lectura de los periódicos en el baño, así como el presidente del New york times se demostró consternado por la futura desaparición diaria de la prensa escrita, así me siento yo también señor presidente usted no es el único, se calculo de acá a unos 5 a 10 años debido a Internet uno no comprara mas el periódico, yo que desde los 6 años los leo, me quedo sin parte de mi vida.
Y como no recordar aquel momento donde uno llevaba el diario al baño, se sentaba y se ponía a leer, me demoraba una media hora, empezaba por los deportes obviamente el fútbol seguía con tenis, ajedrez y de ahí me iba a la política internacional y a ver cuanto
estaba el dólar, hasta que llegaba al obituario. Si el obituario era parada obligatoria, me fijaba cuantos tenían la cruz, cuantos tenían la estrella de david, alguna que otra media luna aparecían, y ponía énfasis en los que no tenían nada, me intrigaba los apellidos de esta gente.
Después me fijaba las edades, entonces me lleva un lápiz y un papel y los sumaba y dividía, o sea hacia un promedio diario. Me fijaba cuantos avisos había, quien mas tenía era mejor gente pensaba por lo menos hasta ese momento. Pero bueno hablando de momentos traumáticos en el baño a usted señora esto nunca le paso, empieza el primer proceso o sea el pis y ahí de repente no es que uno tenga algo para decir wow sobre su socio minoritario, pero el a veces fallaba se iba hacia otras direcciones y en el momento del reflejo miccional, después de haberlo preparado intensivamente sus flujos caían sobre el diario.
Ese exacto instante se conformaba en una verdadera pesadilla, y ahí para mas presión todavía oía a su madre diciéndole Ferni, estas bien hace media hora que estas en el baño, y para colmo de males agregaba “estoy hablando con la tía acerca de tal actor bájame el diario que salio en la parte de farándula”.
Eso ya me sonaba a confabulación Después los grandes empresarios del sector ganadero se quejan de la presión que ejerce el estado? Imagínese ese momento crucial, en mi vida.

Continuara…

Autor: Fernando Sorokin
Blog: No mas polémica

6 *

Sin Saberlo, de niño también era blogger

Bloguer InvitadoCuando eres un niño y comienzas a practicar un deporte, generalmente lo haces o por que tu padre te lleva de los pelos o por que vas acompañando a algún amigo de la escuela. En mi caso me hicieron socio del club por que empecé a jugar al fútbol con “Peperucho” Albornoz, allá a mediados de los setenta. Al poco tiempo comencé a jugar al rugby con “El Gordo” Visintín.

La verdad que el rugby fue una de las épocas más felices que recuerdo. Ir al club era fabuloso. Compartir con los amigos era genial. Todo eso, por supuesto, acompañado por una buena dosis de adolescencia que siempre viene muy bien. Fuimos, sin ánimo de exagerar, el mejor equipo juvenil de rugby que el club pudo ver en la década del 80. Si no hubiera sido por los egoísmos de nuestros mayores y las ansias políticas de algunos infames seguramente hubiéramos llegado a Segunda División mucho antes de lo que finalmente otros lo hicieron. Recuerdo que cuando jugábamos de locales se llenaba la tribuna nada más que para ver al equipo de “Cacho” Varela.

Era en esa época que a todos los partidos iba acompañado de un anotador donde luego escribía con ayuda de mis compañeros de equipo todos los detalles posibles del encuentro: con quien habíamos jugado, cuando, cuanto había salido el partido, cual había sido el equipo titular, los cambios, quienes habían anotado puntos, etc. Todo eso, en algún momento, lo volcaba en cuadernos que guardaba en mi casa. Cuadernos que aún conservo varios años después y que guardan algunos detalles más, agregados por mí, y hasta estadísticas al final del año acerca de los goleadores y un montón de cosas más. Todo prolijamente detallado con colores y todo, en dos cuadernos marca “Gloria” de 48 hojas rayadas que ahora están conmigo en Canadá y que forman parte de los recuerdos más preciados de mi infancia y adolescencia.

Porque parece que sin saberlo, de niño también era blogger.

Autor: Guillermo
Blog: Los Ziegler en Canadá Feed