¿ Has probado ya Firefox?
10 *

Cómo elegir alojamiento web

Cuando decides dar el paso de disponer de tu propio hosting para albergar tu blog o un sitio web, sueles encontrarte con la difícil tarea de discernir, qué, de todo lo que te ofrecen, es realmente necesario. Hace tiempo escribí un artículo parecido, pero de eso hace casi dos años y creo que es hora de renovarse.

Características a tener en cuenta para elegir hosting.

Transferencia
Es el volumen de tráfico que puede generar tu sitio web por mes. La mayoría de los bloguers suelen, equivocadamente, dar mayor importancia al espacio en disco ofertado y “olvidarse” un poco de la transferencia.
Sin embargo, mientras que para un sitio web normal, la cantidad de espacio puede ser importante para albergar vídeos, fotos… en un blog cuyo contenido es prácticamente texto (con las excepciones que existen) el espacio requerido disminuye bastante y, sin embargo, a medida que crezca el tráfico de tu blog la transferencia que uses se multiplicará.

¿Cuánta transferencia necesito?
Cómo puedes pensar al principio la transferencia que necesites no será excesiva porque recibirás pocas visitas, pero hay que tener perspectiva y pensar que es probable, si confías en ti mismo, que tu web crecerá. Por tanto, parece una buena idea contratar desde un principio un cantidad “decente” de ancho de banda y ahorrarte problemas posteriores.

¿Una cantidad “decente”?
Es fácil poder hacer un cálculo aproximado de las necesidades de una página web. Imagina que el peso de una página web es de 25K y que dispones de 2Gb de tranferencia. Para usar 1Mb (1000K), deberán visitar la página 40 personas (40×25), por tanto, hasta cubrir 2Gb (2000Mb) podrás recibir, 40×2000, 80.000 visitas. Claro que eso es suponiendo que cada visita sólo vea una página, pero pongamos que cada uno vea tres páginas, entonces dispondrás de suficiente ancho para recibir 27000 visitas u 890 visitas diarias.

Este cálculo es bastante simple, porque no tiene en cuenta imágenes, videos, pero puede servirte para hacerte una buena idea. También puedes leer este artículo acerca de las necesidades de transferencia mensual, y para darte más datos, este blog consumió un total de 9,15Gb el mes pasado.

Espacio en disco
Esta claro que la cantidad de espacio necesario dependerá del uso que quieras dar a tu blog y del presupuesto que dispongas. Puede que simplemente quieras escribir artículos o ir más allá y añadirle una galería de fotos, subir videos…Para darte una idea, un plan de alojamiento de 100Mb te permitiría almacenar hasta 500 fotografías calculando un peso de cada de una de 200Kb, por tanto, cabe pensar que ese espacio es suficiente para alojar tu blog. No obstante, debes tener en cuenta algunas cosas:

1.- El crecimiento de tu blog: Si crees que tu blog crecerá rápido o que es probable que en un breve período de tiempo necesites más espacio, quizá deberías optar por un plan que ofrezca mayor espacio.

2.- Recursos limitados: muchas compañías de hosting suelen ofrecer menos recursos en aquellos planes de menor capacidad. Puede tener su lógica aunque yo no la comparta, por eso, aunque creas que tu blog no necesita más espacio lee atentamente lo que te ofrecen junto con el plan, no vaya a ser que, por ejemplo, necesites más bases de datos que las que el plan te ofrece.

Overselling
La competencia en el mercado del hosting es brutal, lo que hace que muchas compañías intenten ofrecer más que el resto y en ocasiones, más de lo que disponen.
El overselling, es el camino para ofrecer mucho a poco precio y es la causa de que muchos sitios web en alojamientos compartidos se caigan continuamente. La teoría que lleva a las compañías a vender más de lo que sus sistemas con capaces de soportar, es simple, la mayoría de los sitios web no usan los recursos al 100%. Es decir, ellos te venden un plan de 200Gb de transferencia, y como a ti a 10 más, pero su servidor sólo es capaz de gestionar 1000Gb, es decir, en este caso te estarían vendiendo el doble de lo que tienen porque saben que la mayoría de las web no van a hacer uso de tanta capacidad.
El problema llega cuando una web usa más recursos de los que “debería” aunque haya pagado por ello y causa el fallo de todo el sistema.

El servidor y sus caídas
Probablemente alguna vez al intentar acceder a una página web ésta no se haya abierto y en su lugar hayas visto un mensaje que dice “La página no se puede mostrar”. La mayoría de las veces esto sucede porque el servidor que aloja la página no ha podido “servirte”, valga la redundancia, el sitio web en ese momento. A veces, basta con pinchar en el botón “Actualizar” de tu explorador para que vuelva a intentarlo y esta vez la muestre. Sin embargo, en muchas ocasiones esto no sucede y puede incluso alargarse en el tiempo, 10, 20 minutos e incluso horas. Imagina que tú eres el propietario de esa web, lógicamente no estarías contento pensando en la cantidad de visitantes que tu web no está recibiendo por culpa de ello.

Las compañías de alojamiento hablan de “uptime” (tiempo online del servidor y no caído). Es decir, te aseguran el tiempo durante el cual el servidor estará disponible durante un año, comprometiéndose a devolverte el dinero en función del tiempo incumplido. Muchas de ellas anuncian un 99,9% de uptime y claro está, que no todas lo cumplen. Existen diversos medios para comprobar el tiempo que el servidor está disponible, Host-tracker, Uppanel que están bastante bien y además son gratuitos, lamentablemente, sólo sirven para comprobar sitios que ya están online.

Comprobar la certeza de la garantía ofrecida por las compañías, antes de contratar con ellas, es difícil. Deberás guiarte por la reputación de la empresa, preguntarles a ellos, aunque si no les conviene no te dirán la verdad, o si conoces a clientes suyos contactar con ellos.

Otras compañías no establecen ninguna garantía porque les parece que es una pura estrategia de marketing. Lo más curioso es que muchas veces son estas compañías las que mejor uptime obtienen. Parten de la idea de que ofrecer algo que no es alcanzable no es justo, ya que, tiende a crear una falsa seguridad en el usuario.

Valores y servicios añadidos
Las compañias de hosting ofrecen más servicios con la intención de diferenciarse del resto. Está claro que esto es una ventaja, pero un error común es optar por servicios que luego nunca vamos a usar. Algunos que, sí, deberíamos tener en cuenta son:

1.- Scripts autoinstaladores: a pesar de que los sistemas de blog gratuitos puedes descargártelos y luego subirlos a tu servidor para instalarlos, muchas compañías de hosting los ofrecen ya en sus planes junto con una aplicación que te permite instalarlos con tan sólo un click. Es perfecto, si eres un poco inexperto en este campo y prefieres las cosas sencillas además de la comodidad que proporcionan. Los sistemas de blogs ofertados habitualmente son, WordPress, b2evolution, Nucleus o pMachine (la versión gratuita).

2.- Media y audio: otros ofrecen soporte para archivos de audio y video con la intención de facilitar su transmisión a través de tu web. Si tienes pensado incluir archivos de este tipo en tu blog puede ser importante. (Nota: cuando me refiero a incluir videos no quiero decir incluir videos de Youtube o Google Video, ya que los videos de estos sistemas no se alojan en tu servidor sino que los ofreces desde el suyo. Es decir, siempre hablo de videos que tu subas a tu servidor.)

PHP y MySQL
La mayoría de los sistemas de blogs funcionan combinando ambas tecnologías. PHP es un lenguaje de programación y MySQL es una base de datos. Al contratar un alojamiento debes cerciorarte que se ofrecen junto con el plan. La base de datos te servirá para almacenar los artículos, comentarios, configuraciones…etc del blog y php hará que el sistema funcione.

-¿Cuántas bases de datos necesito?
La optimización de bases de datos es un tema complejo y la respuesta depende en gran medida de cuantos blogs quieras albergar. Para un blog basta y sobra una base de datos, de hecho, en esa misma base de datos podrías albergar más de uno. Para ello habría que tener en cuenta las peticiones que tu blog hiciera a la base de datos basándote en las visitas que recibas para no ralentizar su funcionamiento o incluso obligar a denegar en un momento dado algunas peticiones. No obstante, para un sitio web medio y si sólo quieres alojar un blog, una base de datos es suficiente. Aunque, prácticamente todas las compañías de hosting ofrecen más

¿Cuánto es un precio razonable?
En primer lugar hay que distinguir entre los diferentes tipos de alojamiento que existen. Es decir, un alojamiento compartido, es mucho más barato que un servidor dedicado. Cuando empiezas, un alojamiento compartido es más que suficiente y si después quieres migrar tu web a un alojamiento superior las compañías suelen hacer el cambio sin mayor problema.

Definir un precio es difícil, las compañías americanas ofrecen servicios muy completos a precios muy asequibles y puedes tener un alojamiento a tu disposición por unos 9 dólares al mes. Las compañías españolas en cambio, son bastante más caras, pero a su favor tienen que hablan tu idioma y pueden parecer más cercanas.

Como en casi todo, busca, compara y decide.

Cómo decidirse por una compañía
Sin duda, pregunta a otros clientes, busca información en foros, pon a prueba a las compañías, comprueba su velocidad de respuesta.

¿Qué compañías son recomendables?
Eso os lo dejo a vosotros

2 *

Enlaces rápidos 10

- Cambiar el header de un tema de WordPress: un blog se supone que es, entre otras cosas, una forma de facilitar a cualquier persona sin grandes conocimientos informáticos el disponer de una página personal pero, ¿y si queremos cambiar parte de su aspecto?

- Crear un página de error personalizada para esas visitas “extraviadas” está bien, pero quizá también sería conveniente enterarnos de cuando ocurre. Plugin que notifica errores 404

- Un buen resumen de los puntos que debemos tener en cuenta para ganar posiciones en los buscadores en Ateneu Popular

- Nunca he dudado que para hacer algo que nadie me obliga a hacer, tengo que divertirme y ante todo este blog y los blogs suponen eso para mí. Quizá un día me animé como Víctor a contar las cosas que más me divierten de bloguear.