StaffCop: software espí­a

logo-staffQuizá la primera pregunta que se le venga a uno a la cabeza con programas como StaffCop es: ¿hasta que punto es admisible controlar lo que alguien hace en un ordenador?, sin embargo la intención de este post patrocinado no es entrar en debates éticos sino la de descubrir el producto.

La misión de este pequeño gran hermano tecnológico no es otra que controlar a los empleados de una compañí­a para saber si pierden más el tiempo delante de la pantalla de lo que deberí­an. Supongo que habrá quien esté a favor y en contra, pero independientemente de eso, desde luego el programa hace honor a su nombre y es un auténtico “poli de los empleados”.

El sistema realiza capturas automáticas de las pantallas de los ordenadores que queramos y estableciendo el intervalo de tiempo que prefiramos, se guardan encriptadas y ocupando el tamaño que elijamos.

Por otro lado hace un seguimiento de los procesos de los ordenadores, es decir, que aplicaciones se usan y durante cuánto tiempo. Los registros se agrupan por aplicación pudiendo de un vistazo saber cuáles se usan más, Internet Explorer seguro que gana de largo.

Precisamente, como el el explorador es una de las aplicaciones más usadas, StaffCop realiza un registro de las páginas visitadas y de esta forma permite saber si el tiempo dedicado a navegar tiene que ver con el propio negocio o más con actividades lúdicas.

staffcop

Además el sistema también registra las conversación por Messenger u otros sistemas de mensajerí­a instantánea, realiza un registro de las teclas pulsadas (keylogger), te permite saber qué dispositivos han conectado los usuarios, USB, impresoras…

Como puedes ver el programa realiza un registro intenso de las actividades que se realizan en el ordenador, discutir la ética o la legalidad del programa es otra cosa, aunque creo que ahora no voy a usar de la misma forma el ordenador en el trabajo

En su web puedes descargarte una versión de prueba, ahora que si no tienes una empresa y quieres cotillear otras cosas, ten cuidado y no te lleves una sorpresa.

About the author

Dimas

View all posts

1 Comment