La relación desconocida entre las empresas y el bajo rendimiento escolar

Bloguer InvitadoDespués de comprobar personalmente (y a diario) la escasa preparación y la indisciplina mostrada por los jóvenes que se incorporan actualmente y desde hace unos años a las grandes empresas (admito que generalizo). Me atreverí­a a decir que existe una relación directa entre el bajo rendimiento escolar que viene arrastrando España desde hace ya cierto tiempo (resultados del informe PISA) y la productividad de las empresas que han recibido a esos mismos jóvenes luego de pasados unos años.

He comprobado cómo se ven afectadas las empresas actualmente y cómo se podrí­an ver afectadas en el futuro recibiendo a jóvenes mal formados, con poca actitud y ninguna disposición para hacer las cosas bien, considerando que el problema es de carácter socio-cultural y que se ha acentuado peligrosamente durante las dos últimas décadas.

El Informe PISA no sólo ha revelado el bajo rendimiento escolar actual sino también el bajo rendimiento empresarial del futuro. No he leí­do el informe completo, pero con lo que leí­ he quedado convencido en no desestimar la alarma surgida en todos los medios de comunicación y de cómo podrí­a afectar a las empresas y a su productividad un tema tan importante como la educación. Recalco que el informe PISA no dictamina si un sistema educativo va bien o mal,
sus indicadores sólo son útiles desde una perspectiva global, ya que estudian realidades educativas muy distintas en varios paí­ses comparados entre sí­ y sólo evalúan una parte limitada de los conocimientos de los alumnos. No obstante, sigue siendo un factor negativo a tomar en cuenta para el futuro de España y sus generaciones de relevo el hecho de haber salido tan mal parados
en los resultados.

Quiero dejar claro que el informe trata sobre el rendimiento escolar de adolescentes de entre 15 y 16 años de edad, pero que a los 21 siguen actuando y pensando igual, por lo que una vez incorporados al aparato productivo del paí­s (representado en las empresas), estarí­an afectando con su falta de formación, su indisciplina, su falta de actitud y su carencia de aptitudes tanto la productividad de las mismas como su imagen y beneficios (Empresas públicas y privadas).
Considero que la disciplina que se imparte (o se debe impartir) a edades tempranas así­ como la formación son fundamentales para el desarrollo de los pueblos. Pues el nivel educativo de los jóvenes proporciona riqueza al renovar constantemente los aparatos productivos y por ende la economí­a de los paí­ses. Aclaro que no hablo de regí­menes severos ni totalitarios, sólo de disciplina educativa. Asimismo, las empresas como motores del desarrollo se nutren de los
jóvenes que se van incorporando y que al mismo tiempo reemplazan a generaciones de trabajadores salientes. Por estas razones anteriores, creo que existe una relación evidente entre la baja preparación de los jóvenes que se están incorporando a las empresas hoy en dí­a y su rendimiento escolar previo, tomando en cuenta que el rendimiento escolar es también una actitud frente a la vida.

Pienso que la responsabilidad del problema recae sobre los padres, tutores y formadores iniciales que no están enseñando y que al mismo tiempo están descuidando los valores básicos y la disciplina que sirven luego a los jóvenes como herramientas para manejar todos los aspectos de la vida (incluido el trabajo). Estos padres y tutores tampoco se han preocupado en exigir al estado un sistema educativo acorde con la realidad actual y le dan más importancia a aspectos polí­ticos poco útiles para la buena formación de sus hijos.
Los profesores responsabilizan a las familias porque dejan hacer lo que quieren a sus hijos (lo cual es cierto) pero tampoco toman cartas en el asunto alegando no tener potestad sobre los alumnos…Luego los padres mandan a los jóvenes a estudiar como si cualquier cosa y más con el objetivo de tenerlos ocupados que para aprender, pues no se preocupan de sus deberes ni de sus notas ni de con quien se relacionan, incluso ni siquiera les interesa si de verdad están aprendiendo. Asimismo los padres dicen que son los profesores que están desmotivados y mal formados… Luego ambos culpan a la administración por no cambiar las leyes a tiempo ó por lo malo de las medidas que se toman. Todos en general también culpan a la sociedad porque fomenta o tolera valores contradictorios con la educación y el estudio…Así­ que todos son culpables y se acusan mutuamente. Por otro lado, los teóricos de la pedagogí­a y la psicologí­a imparten doctrina sin contrastarla con la práctica en las aulas. Así­ que en definitiva puede que la culpa si sea de todos…(Por algo estamos en la cola de Europa en educación). Más allá, los polí­ticos se aferran a
sus principios ideológicos para desacreditar lo que proponen sus oponentes sin pararse a pensar si tienen razón, por lo que no han sido capaces de sacar adelante un acuerdo para poner a la educación en primera lí­nea de la acción de gobierno.

Independientemente de la determinación de responsabilidades (yo tengo mi propia opinión), las empresas seguirán incorporando a jóvenes que en general demuestran una mala actitud frente a las normas de la empresa, que no respetan a sus jefes y que no desean aportar nada positivo a las mismas, lo que representa un mal presagio para el futuro económico y productivo de España.

Particularmente opino que la responsabilidad recae sobre toda una generación de padres, maestros y polí­ticos, que han sido de alguna u otra forma irresponsables en la formación de sus hijos y alumnos. Lo peor de todo es que luego, cuando sus hijos ingresan en las empresas, les resulta a todos muy fácil culpar a las mismas y a sus directivos si un empleado joven recién llegado no se adapta a la disciplina de la corporación o no puede llevar bien el ritmo de exigencias y responsabilidades, cuando en realidad han sido ellos con su permisividad los que han conseguido estos resultados.

¿Hay solución?…Ustedes lo dirán pues yo casi he perdido las esperanzas.

Autor: Senior Manager
Blog: Corporaciones Multinacionales

About the author

Bloguer Invitado

View all posts

5 Comments

  • Los políticos han hecho lo que más le interesado: aborregar al país. Los padres han dimitido de su cargo y han arrojado sobre papá Estado toda responsabilidad. Los profesores son probablemente quienes menos culpa tienen en todo esto, aunque algunos no están nada exentos de ella. Lo advirtieron, nadie les hizo caso y si el sistema educativo actual se mantiene es gracias al pundonor de algunos, que con su profesionalidad, e ignorando algunas “recomendaciones” oficiales mantienen con cada vez menos éxito un poco el tipo. Un saludo.

  • Los politicos nos han aborregado. Y los padres ha arrojado la responasibilidad a papá Estado por puta comodidad y porque son unos pringados de siete pares de narices. Que le den la responsabilidad de los sueldos bajos y alquileres altos… vale. Pero los responsables de las criaturas han sido, son y serán siempre los padres. Y el que no quiera ese responsabilidad que no joda y no tenga niños, coño.

    Somos de lo que no hay. Entre otras cosas somos avaricioses. Nos quejamos, sí. Pero siempre por la pasta. Pero cuando nos quejamos de los demás temas siempre lo hacemos con la boca chica.

  • Es raro, pero estoy pensando en que estos dos comentarios fueron hechos por la misma persona… al comienzo son casi idénticos, por el “aborregados” y el “papá Estado” jajaja…

  • Gracías!!!, por toda la información que envías…parte de mis deseos para el año que se acerca
    Pasión, estímulo en lo que emprendas; Amor, instrumento esencial; Logro, fruto de tu empeño; Oportunidad, similar a la de los demás; Maravilla, que te siga sorprendiendo la vida; Afecto, seguro lo necesitas; Sonrisa, reír es un Don; Dignidad, a pesar de todo no la pierdas; Éxito, en tus convicciones; Perspicacia, talento en tus actos con los demás; Amistad, que siempre te acompañe; Placidez, serenidad para proceder; Energía, el empuje para volver a empezar; Luz, inspiración, inspiración…Abrazos AMIGO!!!.