El placer

Bloguer Invitado¿Qué es el placer?

Wikipedia lo define como: Sensación o sentimiento agradable o eufórico, que en su forma natural se manifiesta cuando se satisface plenamente alguna necesidad del organismo.

Además explica que hay varios tipos:
1.- Placer estético: Emanado de la contemplación y disfrute de la belleza.
2.- Placer lúdico: Derivado de la práctica de cualquier tipo de juego.
3.- Placer emocional: Por compartir amor, afecto o amistad.
4.- Placer producido por la contemplación, participación y goce de lo insólito y desconocido: Ir a un concierto, viajar o leer un libro.
5.- Placer intelectual: Nacido por el aprendizaje.
Y 6.- Placer fí­sico: Que es el disfrute de los sentidos.

Bien, ahora que ya sabemos que es el placer; permí­tanme contarles una pequeña historia.

El lunes quedé en ir al cine con mi amiga “Chencha” y su esposo “Chenchito”, así­ que como a eso de las 7:30 de la noche me subí­ a mi súper bólido para encontrarlos en el centro comercial en donde están los cines.

La primera sorpresa de la noche fue que no estaban solos.

Chenchito habí­a llevado a un amigo al que gentilmente denominaré “Ni siquiera estando borracha”.

Supongo que debí­ habérmelo imaginado ya que no es la primera vez que mis queridos amigos me organizan citas a ciegas sorpresa; pero bueno, pensé que después del último chasco habí­an desistido.

¡A veces me sorprende mi inocencia!

En fin; compramos palomitas y refresco y entramos al cine.

Y ahí­ empezó el calvario…. Y no precisamente por la pelí­cula.

Resulta que “Ni siquiera estando borracha” decidió ponerse amigable.

De entrada: Como fuimos a una sala de cine VIP, los sillones son dobles.

Lógicamente mis amigos se sentaron juntos y yo tuve que hacerlo con mi “cita”, y el decidió subir el apoya brazos que separa los dos asientos para “estar más a gusto”.

Vale…. No pasa nada.

Después se me acercó “para poder comentar la pelí­cula”.

Tranquila…. Cosa molesta, pero no insuperable.

Me ofreció de sus palomitas (algo innecesario puesto que yo tenia las mí­as) y “accidentalmente” rozó mi pecho.

Bien…. Todos podemos tener accidentes y seguramente el se sintió TAN apenado que por eso no pidió disculpas.

Seguimos viendo la pelí­cula.

Volvió a ofrecerme palomitas… Otra vez tocó donde no debí­a.

– Oye.- Le dije ya harta.- ¿Te fijaste lo que acabas de hacer por segunda ocasión?

El solo sonrió inocentemente.

Seguimos viendo la pelí­cula.

Volvió a ofrecerme palomitas… tocó de nuevo mi busto… “accidentalmente” vacié sobre él mi refresco.

¿De qué iba esta entrada?

Ah, sí­… Placer es: Poner en su sitio a un gilipollas mano larga, terminar de ver una pelí­cula a gusto y después obligar a tus amigos celestinos a que te lleven a cenar a un buen restaurante y te paguen la cena.

¿Saben?, la vida es buena.

Autora: Gabriela
Blog: Diario í­ntimo de una mujer aburrida

About the author

Bloguer Invitado

View all posts

4 Comments