Sin categoría

Las dictaduras y yo

Bloguer Invitado
Siempre he vivido bajo una dictadura, dentro y fuera de Cuba… tranquilo esto no es polí­tica. Quiero decir, que siempre he tenido a alguien dispuesto a meterme el pie de la manera más dulce, pero pie al fin. Primero fue la vieja que, como un general, decidí­a hasta los dí­as que tení­a que ir a cortarme el cabello (coño, ¡que lindo sonó eso! Si me oyen lo socios del barrio. Quise decir: pelarme), después tuve novias y me casé y esto sólo cambió la voz que me daba órdenes.Fuera de Cuba, en este iceberg donde he venido a parar no hay muchos cubanos con quienes compartir una mesa de dominó o una tarde de griterí­a. Así­ que he ido blanqueando (por dentro quiero decir) y resulta que hasta me molesta la música del vecino. Aquí­ he conocido, además, la dictadura virtual. Sí­, eso fue cuando me dio por meterme en una cosa gallega llamada manéame, en la que te las das de editor y publicas o recomiendas noticias. Empecé colgando unos artí­culos sobre jineteras y los moralistas se llevaron las manos a la cabeza, algo de coches y siempre hubo quien era fan a otras marcas, se me ocurrió hablar entonces del Real Madrid y saqué chaqueta con los del Barí§a. Y a la semana ya era persona non grata: Los gallegos me banearon y tuve que irme con mi música a otra parte.

Con el tiempo me he hecho asiduo de los foros cubanos en Internet y han sido más los insultos que me he llevado que buenos momentos en mis ratos libres… a propósito de mis ratos libres; en casa siempre decide alguien qué, cuantos y cómo son mis ratos libres. A veces la Doña se pone como se pone y yo na´ ya tú sabes… Ni siquiera cagando tengo un momento mí­o. Sí­, no es jodedera, hace un par de semanas a uno de mis negritos que al parecer se aburrí­a, se le ocurrió traer a dos socitos del barrio a ver a su papá cagando… Empujó la puerta y les dijo: pasen, pasen pa´ cá. Y ahí­ quedé yo, delante de un coro de mocosos que miraban al viejo de espejuelos sentado en el inodoro, con los pantalones bajados y con un periódico en la mano… Y no se te ocurra darle una patada en el culo, porque los niños aquí­ tienen derechos y hasta se traumatizan.

Hasta que descubrí­ el mundo de los Blogs y me pareció perfecto. ¡Coño, esto es lo que yo estuve buscando siempre! Un lugar en el que yo soy el que habla más alto, o el único que habla. Donde las cosas se dicen cuando y como a mí­ me da la gana y puedo amenazar a malanga con banearlo si no se recoge la lengua. Pues sí­, un dí­a en que a la doña le dio por irse de vacaciones a casa de la suegra con toda la tribu, me senté frente al ordenador con una cerveza en la mano y todo el tiempo del mundo para mí­. Creé mi propio Blog sin muchas dificultades y escribí­ de un tirón un artí­culo crí­tico acerca de la conservación de las especies, luego me busqué un par de fotos y apreté el botón de publicar… ¡Coño lo disfruté más que a mi primer hijo! (sobre todo porque no llora). ¡Esto merece otra cerveza! Y cuando regresé ante mi obra, el corazón me dio un sobresalto: Ya tení­a mi primer comentario:

¡Déjate de comer mierda con tanto mojón filosófico y no te olvides de sacar la basura!
Firma: La Doña.

Autor: El_Yoyo
Blog: Jinetero…¿y qué?

About the author

Bloguer Invitado

View all posts

1 Comment