Pingback: sistema anticopia

Un pingback está concebido como una herramienta de comunicación y notificación. Se diferencia del trackback en que éste debe realizarse manualmente mientras que el otro es automático.

Con el crecimiento de la blogosfera a diario se crean numerosos blogs. Muchas bitácoras tienen detrás a gente deseosa de formar parte aunque algunos de ellos con poca intención de aportar su propio granito de arena. Junto con la creación de nuevos blogs de calidad, crece el spam, los spammers y la copia de contenido.

De hecho, a veces es tan lamentable y ruín la forma de copiar que recibes un pingback de un blog y tu, fiel a tu costumbre, visitas a quien te enlaza. Es una forma de descubrir nuevos blogs y de agradecer con tu tiempo a quien te ha citado. Sin embargo, en raras ocasiones la sorpresa es aún mayor. Al llegar al blog en cuestión descubres que los posts se parecen sospechosamente desde la primera palabra hasta la última a los de tu propio blog. Lo siguiente que piensas es que después de copiarte el blog entero, en forma de agradecimiento, ha decidido enlazarte en una demostración de absurdez. Pero resulta más gracioso descubrir que la referencia que te ha dedicado es un enlace que hubiera sido interno en tu blog convertido en un pingback en el suyo hacia el tuyo.

No queda más que pensar que es curiosa la forma en que determinadas herramientas cumplen una función distinta a su fin pero de una forma muy efectiva y que lo otro acabará cayendo por su propio peso.

About the author

Dimas

View all posts

5 Comments

  • yo he padecido eso que cuentas en una ocasión, hace un par de años. Y lo que más me sorprendió fue que la persona que me “fusilaba” los artículos era uno de mi propio canal. Incluso, el gachó, recibía felicitaciones de sus amigos por varias cosas en sus artículos … ironías de la vida. Él ni siquiera tuvo la decencia de hacer alusiones a su “fuente de inspiración”, y mucho menos de agradecerme que fuera yo quien horas antes escribiese las palabras que aparecían en sus artículos cada noche. Si los textos se hubiesen referido a noticias, gadgets, o contenidos de páginas en las que cupiese la excusa de “es que visitamos las mismas fuentes y, claro, acabamos hablando de lo mismo” (sí, de lo mismo que YA ha hablado otro, digo yo) hubiese tenido que tragarme mi enfado y, posiblemente, “cambiar de tercio”. Pero el chico me estaba copiando una especie de novela-ensayo ilustrada que escribía yo por capítulos y basándome en conversaciones mantenidas con una serie de personas muy escogidas. Había palabras, conceptos, expresiones, etc que sólo nosotros conocíamos porque nosotros las habíamos creado y desarrollado y que no creo que sean habituales en conversaciones fuera de aquel ámbito … Vamos, que el chico estaba narrando mi propia vida y mis propias experiencias (sin comentario). El tío me copiaba hasta las cursivas, negritas y puntos suspensivos. Sólo le cambió el nombre a los “personajes” y le faltó, unicamente, bajarse los dibujos y fotografías (hechos por mí) para ilustrar lo que él había copiado/pegado en su sitio web. Menos mal que iban todos firmados.

    hablé con él personalmente (ya digo que le conocía desde hacía tiempo) y, después de negarlo varias veces, el resto de usuarios del grupo se lo hizo ver de manera muy objetiva. Él terminó eliminando todas las entradas que eran sospechosamente idénticas … a las pocas semanas después, su bitácora no existía porque, pienso yo, se le había acabado la “gasolina”. Después del hecho, me reía pensando en la cantidad de gente con ganas pero sin ideas que hay en la Red, y me reafirmé en la idea de que internet se ha convertido en una plataforma en la cual la mediocridad es norma y no se sabe esconder, en el que las modas se extienden como un incendio en verano y casi nadie se cuestiona en muchas ocasiones las consecuencias de lo que hace. Internet es un sitio en donde todo parece, pero no siempre es, en ciertos aspectos una gran mentira que se ha vendido muy bien. Esto habría que explicarlo adecuadamente, lo sé, pero no es el lugar ni el momento, ni seguramente el “target”, adecuados.

    es verdad que existen personas en el mundo que generan contenidos interesantes (con todo lo de relativo que conlleva esta palabra) y bien desarrollados en internet, pero son minoría. Los demás, simplemente, reinterpretan, copian de una forma u otra, pero copian. Es lo que tiene la universalización del conocimiento y los recursos, que algunos se atribuyen los resultados de los devaneos de los demás.

    saludos

  • Resumo mi punto de vista diciendo lo siguiente:

    “Es realmente frustrante ver tu propio trabajo publicado en otro espacio bajo la autoría de otra persona”.

    -La ética del Blogger (si se le puede llamar así) amateur, en muchos casos en lamentable.

  • No sé de qué te sorprendes!! Pareces nuevo!!…

    😛

    Vamos a ver, ¿Cuántas de las bitácoras situadas en los número uno de los rankings GENERAN CONTENIDO PROPIO?

    Lamentablemente la realidad nos ha demostrado que es más rentable el copypaste que la producción propia, aunque algunos nos empeñemos en seguir haciendo contenidos propios..

    EN fin… es lo que tiene esto de internet, todo es copiable…

  • Pero es q a veces es demasiado descarado y es lo que me repatea. Si generar contenido propio es complicado, recicla, pero añádele algo…

    Lo que más me preocupa es que un blog que empieza lo haga de esta forma, pierde la gracia, aunque está claro que si lo hace así es porque no tiene el mínimo interés real en construir un blog