Sin categoría

Colores, formato y contenido del blog.

Después de analizar de los tipos de fuente que facilitan la lectura de nuestro blog, es bueno echar un vistazo a otros aspectos del diseño que si no los cuidamos pueden echar por tierra todo nuestro trabajo.

1.- Contraste de colores
Para facilitar la lectura del texto debemos intentar que el color de éste y el del fondo tengan el suficiente contraste como para no ocasionar fatiga en los ojos del visitante y precipitar su abandono del blog. Existe cierta controversia respecto a usar por ejemplo, letra blanca sobre fondo negro. Los detractores opinan que produce dolor de cabeza aunque, claro, también tiene a sus defensores.contraste.gif

No obstante, en muchas ocasiones hay que tener cuidado con el tipo de contraste que elegimos porque puede empeorar drásticamente la lecturabilidad del texto.

2.- Formato del texto.
Ya hemos comentado alguna vez que un visitante no suele detenerse a leer el contenido de una página. En primer lugar lo escanea y si encuentra algo que puede ser de su interés entonces es cuando comienza la lectura. Por tanto, debemos dotar a nuestros posts de un formato que resulte fácil de escanear además de leer.

Para ello, es coveniente utilizar listas que permitan al lector una idea de rápida de lo que está leyendo. Escribir párrafos cortos, intentando dividir aquellos párrafos más largos en otros más pequeños. El espacio en blanco entre párrafos dota al blog de una sensación de claridad y limpieza.

Los lectores son impacientes y tratan de buscar lo que les interesa lo más rápido posible, por ello puedes, también, poner en negrita aquellos puntos que consideras más importantes o que ayudarán al lector en su búsqueda.interlineado.gif

Otro factor importante en el formato del texto es el espacio entre lí­neas. Facilita la lectura y dota al blog de un mejor aspecto.

Por eso, trata de establecer un espacio entre lí­neas que creas pueda resultar cómodo para tus lectores. No sirve de nada cuidar otros aspectos si a la hora de leer el lector se siente abrumado por la poca separación de las lí­neas.

3.- Mantén un blog sencillo.
A veces, menos es mejor. No trates de llenar tu blog con un montón de cosas de utilidad dudosa que lo único que hacen es distraer al lector y confundirle. Piensa que elementos son realmente funcionales, si es necesario que estén ahí­ y si son útiles.

4.- Cuida los links.
Uno de los elementos más importantes de un blog son los enlaces que éste muestra. El color azul es el habitual para mostrar links en una web pero, está claro que a uno le gusta adaptar su color a la plantilla de su sitio, por tanto, trata al menos de que los links parezcan que lo son.

About the author

Dimas

View all posts

3 Comments