Sin categoría

El buen sabor de las crí­ticas.

Ya escribí­ en otro artí­culo, enfocado a encajar las crí­ticas, que es habitual que éstas lleguen en cuanto tu blog empiece a crecer en popularidad.
Normalmente, las crí­ticas sientan mal pero ¿por qué?, si son deliciosas.

1.- Has ganado a un fiel lector (seguro que incluso está suscrito a tu feed) deseoso de encontrar un post tuyo que poder criticar.

2.- Es graciosa la perspectiva desde la que otros observan tu blog, aprovéchala, es útil, descubres aspectos de tu blog en los que no te habí­as fijado y además te rí­es un rato.

3.- El primer fallo de quien critica es hacer un post de ello ( a no ser que el tema de su blog sea analizar la blogosfera), ¿se le han acabado las ideas?, ¿está falto de imaginación?, si además enlazan a tu blog ganas tráfico y quién sabe, igual algún visitante se queda.

4.- Muchas crí­ticas ayudan a encontrar fallos, mejorar cosas… perfecto, te ayudan a construir un blog mejor.

5.- Las crí­ticas externas suelen servir para pasar un buen rato, escucha las de tus lectores, serán objetivas y además mejorarás su experiencia en tu bitácora.

6.- Visita el blog de aquel a quien tanto disgustas y observa sus fallos, no digas nada, y disfruta del dulce placer de saber que ni siquiera es capaz de ver los suyos propios.

7.- Quien crí­tica no suele aceptar crí­ticas, que gusto eso de saber que aún le queda por aprender.

Encajar crí­ticas no suele ser fácil. Que intenten echar tu trabajo por tierra molesta y además es de dí­ficil comprensión. Pero piensa que las crí­ticas que de verdad valgan la pena estarán centradas en aspectos determinados, puede que, incluso, las compartas.
Quien las haga tratará de exponerte su punto de vista razonadamente y es probable que trate de contactar contigo directamente (ví­a e-mail, por ejemplo). Para el resto siempre te quedará el buen sabor que dejan.

About the author

Dimas

View all posts

4 Comments

  • es muy cierto lo que mencionas, la gran mayoria de las veces uno se preocupa por las estadisticas para saber cuantos te visitan, pero eso es basura, que importa cuantos te visiten lo importante son las personas que te leen y discuten contigo sobre aquel tema de interes publicado.
    Las novedades se notan cuando la gente empieza hablar sobre ello, no cuando la mira y se retira.

  • Hay veces que en lugar de criticar intentan fastidiarte. Hace unas semanas tuve un encontronazo con un chico alemán, sólo porque había creado un link en mi blog hacia el suyo; creyéndose que no entendería lo que decía (Google Translate es genial) me puso verde. Yo simplemente me dirigí a su sitio, le di las gracias y quité el link.

  • a veces los hilos que se generan en la sección de comentarios es más interesante que el artículo que los origina. Eso es verdad, como lo es que leer 50 comentarios que sólo alaban el “buen hacer” del que escribe, aburre.

    los comentarios son “feedback” y no saberlos entender (y utilizar) es, probablemente, un síntoma inequívoco de mirarse demasiado el ombligo.

    liboh: son “trolls” en la mayoría de los casos ¿verdad?

    estimado anfitrión: ¿alguna idea sobre “Trolls” para compartir no tendrás por ahí, verdad?

    saludos, os sigo leyendo