Poner un nombre a tu dominio

Perfecto, ya tienes la idea, has escrito el contenido, has hecho un esfuerzo enorme en diseñar tu página (bien porque hayas aprendido o porque hayas pagado), ya lo tienes todo y te das cuenta de algo. ¿Y cómo llamo yo ahora a mi web? ¿Cómo debe ser un dominio? ¿Una frase con palabras clave? ¿Un nombre ocurrente?…empiezas a desesperarte…

Quizá no haya sido tu caso y lo tienes claro desde el principio pero la mayorí­a de las veces la elección de un nombre de dominio entraña una de las mayores dificultades. No olvidemos que esa es tu tarjeta de presentación y debes además hacer todo lo posible por que la gente lo recuerde.

Bien, empecemos por lo primero:

¿Por qué necesitas un nombre de dominio?
Si bien, no es necesario es cuando menos deseable. El dominio te confiere credibilidad y profesionalidad, crea una marca y además es importante en adquirir una buena posición en los motores de búsqueda.

¿Qué debes tener en cuenta al elegir un dominio?
Es posible que se pudieran escribir decenas de libros con las diferentes teorí­as en torno a lo que debe de ser un buen dominio, sobre lo que está bien y lo que no y sin embargo existen muchos sitios web que las han ignorado por completo y tienen tremendo éxito. Está claro que elegir un nombre tiene su parte subjetiva en lo que se refiere a los gustos personales, lo que se entiende por un buen nombre diferirá de una persona a otra.

Teniendo esto en cuenta vamos a ver otros puntos importantes:

A la hora de elegir el nombre debes tener en cuenta cual es el tema de tu blog, muchos nombres de blogs hacen referencia a lo que allí­ se trata. Qué pretendes lograr con tu blog, lo haces por hobby, por ganar dinero mediante publicidad, para dar soporte a un negocio ya establecido. Define el estilo que tendrá, si habrá varios autores, la longitud de los artí­culos. ¿A quién irá dirigido?…debes hacerte una imagen completa del blog antes de poder dotarle de un nombre.

Palabras clave y marca
Una de las preguntas que las personas suelen hacerse a la hora de elegir un dominio es si éste debe constar de palabras claves o tratar de crear una marca.

– Dominios basados en palabras clave: estos dominios incluyen palabras clave de temas que tu blog trata. Esto es bueno por una serie de razones. En primer lugar ofrecen una idea rápida a los lectores sobre el tema de tu blog, además los motores de búsqueda echan un vistazo a las palabras de los dominios a la hora de catalogar un blog y de posicionarlo en las páginas de resultados.

– Dominios de marca propia: estos dominios suelen guardar algo de relación con el tema que tratan pero se basan muchas más en la creatividad y en la creación de algo recordable con el objetivo de adquirir una identidad propia. Suelen utilizarse con la intención de crear una comunidad de lectores fieles.

Estos blogs también se posicionan muy bien en los motores de búsqueda y si, de hecho, echamos un vistazo a los principales ránkings, la mayorí­a de los blogs no usan dominios de palabras clave

Hay numerosos argumentos tanto para defender una postura como la otra. Vamos a esbozar algunas cuestiones a tener en cuenta a la hora de decidirse.

– En primer lugar debes de pensar en el futuro, hacerte una idea de como evolucionará tu blog. Es posible que en un principio elijas un dominio con palabras clave y que esas palabras que elegiste en un principio conforme tu blog avance no se ajusten al contenido que ofrece.

– Otro aspecto futuro a tener en cuenta es el no elegir un nombre que puede resultar relevante en un momento determinado pero que pueda perder su sentido con el paso del tiempo y te veas en la situación de tener que buscar uno nuevo.

Longitud.
Como en todo hay opiniones diversas acerca de la longitud ideal del dominio. Técnicamente puedes tener uno de hasta 67 caracteres pero se comparte la idea de que es mejor crear uno más corto por una serie de razones. En primer lugar, es más fácil de recordar, además son más fáciles de transmitir boca a boca y son visualmente más agradables.

Personalmente me gustan más los nombres de dominio cortos por las razones esgrimidas, además de que los nombres largos que incluyen demasiadas palabras a mí­ me inspiran cierta desconfianza respecto a la profesionalidad de la página.

¿.com, .org, .es…?
Si no basta con la dificultad que entraña encontrar un nombre acorde a tus preferencias y acorde a las exigencias vistas, una vez que lo tienes te encuentras con la decisión del sufijo añadir, .es, .com, .org, .net y ahora .eu. Hay más, claro, pero éstos son los más comunes.

Creo que queda fuera de toda duda que el .com es la extensión más utilizada, de hecho la gente asume que todas las páginas terminan en .com por naturaleza. No obstante .org y .net son extensiones también muy utilizadas. Si quieres localizar la página en un determinado paí­s deberí­as hacerlo añadiendo el sufijo propio de dicho paí­s, .es en el caso de España.

En resumen, cualquiera de los sufijos que añadas está bien, es más en cierta medida dependes también de que el dominio esté disponible y muchas veces no queda otra opción que registrar el que queda libre. Mi recomendación es que registres siempre que puedas tu dominio con .com o .es. Por otra parte y por razones de competencia serí­a recomendable que registraras además el mismo nombre de dominio con los otros sufijos, pero a veces no es posible afrontar el gasto. Sea cual sea tu decisión, a los lectores fieles no les será difí­cil recordar tu dominio.

Guiones en el dominio
Puede que al intentar registrar tu dominio éste no se encontrara disponible y hayas pensado en modificar tu idea principal añadiendo guiones al dominio. Una vez más existen opiniones diversas acerca de lo positivo o negativo de esta opción:

Hay algunas teorí­as que sostienen que los buscadores indexan mejor los dominios con guiones porque identifican mejor las palabras clave.

Que un dominio tenga guiones puede dificultar su recordatorio por parte de los usuarios:

– Son más complicados de transmitir a otra persona o al menos más molesto.

– Incluir guiones implica incrementar el número de caracteres y con ello incrementar la probabilidad de error a la hora de escribirlo.

Por último, lo que ya he mencionado antes, un dominio largo y con guiones puede parecer poco profesional o spam.

– Esto podrí­a aplicarse de igual forma a los números en los dominios.

– Nombre fáciles: muchos expertos en esta área opinan que un nombre de dominio debe ser fácil de deletrear, de pronunciar, recordar y escribir. Los usuarios de Internet suelen ser un poco perezosos y si no encuentran tu sitio fácilmente sencillamente dejaran de buscarlo. Por ello, cuanto más fácil de recordar sea el nombre más gente volverá al sitio.

– La palabra blog: una tentación para mucho es utilizar la palabra blog en el dominio. Esto tiene su ventaja ya que abre más posibilidades para encontrar un nombre, pero debes pensar que si en un momento dado decides que tu sitio no siga la estructura de un blog podrí­as encontrarte un poco atrapado. Además con sistemas como Adsense si la palabra blog aparece demasiado producirá anuncios sobre blogging y eso esta bien si tu blog trata de eso pero, no si tratas otros temas.

– Dominios que ya fueron registrados: es bueno comprobar si el nombre de dominio ha sido utilizado antes. Algunos spammers contratan dominios para sus propósitos y después los abandonan, estos dominios son penalizados por Google y puede ocasionarte problemas en tus inicios.

Todo lo dicho no son más que recomendaciones, como ya hemos dicho muchos de los sitios más exitosos no cumplen la mayorí­a de las reglas sobre nombres de dominio.

About the author

Dimas

View all posts

3 Comments